Puertas blindadas – Seguridad


Las puertas blindadas es una de las opciones más utilizadas en las puertas de los domicilios desde hace mucho tiempo, por la placa metálica que lleva en la hoja de la puerta. Desde Tecemur recomendamos encarecidamente la mejora de la seguridad de su vivienda, siempre que sea posible cambiando su puerta por una puerta acorazada siendo este un producto más duradero y a largo plazo. No obstante, sabemos que esto no es siempre posible y, por ese mismo motivo, también queremos ofrecerle otras opciones enfocadas a mejorar la seguridad de su puerta actual.

Cuando más nos preocupamos de la seguridad de nuestras puertas blindadas es cuando pensamos en salir de vacaciones. En este momento, es cuando pensamos en elementos de seguridad; cerrojos, cilindros antibumping, escudos protectores, etc...

No obstante, para saber cómo mejorar la seguridad y si realmente cabe mejora en la seguridad de su vivienda habría que valorar qué tiene actualmente. A partir de ahí, realizar una recomendación en términos de seguridad actualizada. Por este motivo, vamos a valorar los distintos tipos de seguridad instalada en su puerta.

Puerta blindada o de madera con escudo protector abierto.

En este caso, la puertas blindada se caracteriza por contar con un escudo abierto. Es decir, una placa que recubre al cilindro y que le deja totalmente a la vista como se aprecia en la fotografía. El posible intruso puede ver la marca del cilindro, siendo más fácil para él realizar la técnica de bumping o, directamente, identificar si el cilindro cuenta con alguna protección adicional o es básico. Este tipo de escudo permite taladrar de manera directa el cilindro e, incluso, taladrar el escudo protector para quitarlo y quebrar el cilindro. Son muchas las posibilidades para abrir la puerta blindada, en poco tiempo, cuando se tiene este tipo de escudo. 

Escudo abierto.

puertas-blindadas-seguridad

De manera general, en obra nueva de hace unos años este tipo de escudo era muy popular. Por lo económico que era y salvo que el propietario de la misma no lo haya cambiado, tendrá el mismo que cuando se construyó la vivienda. Y con mucha suerte tendrá puerta blindada. La recomendación, siempre, es la de sustituir este tipo de escudo por un escudo cerrado. Aunque sea de gama media como es el caso del escudo protector cerrado Abus

Asimismo, si no has cambiado de llaves en los últimos años seguro que tienes un cilindro muy fácil de abrir por bumping (quizás un cilindro azbe HS6, lo puedes comprobar en la llave). Junto con el escudo protector, sería interesante que sustituyera el cilindro (bombín) colocando uno con protección media o alta contra el bumping. Lo óptimo es que cuente con, al menos, la calificación SKG** . En términos de seguridad como es el caso del Iseo R9 Plus o, idealmente, SKG*** como es el caso del Keso Omega 8000

Recomendación esencial puertas blindadas: Reemplazar el escudo protector abierto por un escudo cerrado. Sustituir el cilindro por uno nuevo con protección antibumping con, al menos, calificación SKG**.

Recomendación accesoria: Instalar un cerrojo (permite abrir con llave desde el exterior) con protección antibumping como puede ser el  Cerrojo antibumping Lince 7930R.

Los elementos recomendados NO aportan un nivel de seguridad elevado en una puerta blindada frente al ataque por palanca.

Puerta blindada o con escudo protector cerrado antitaladro.

Por otro lado, aunque no se aprecia del todo en la fotografía, la puerta blindada de esa vivienda (una puerta de aluminio o PVC muy poco resistente en este caso) cuenta con un escudo protector cerrado que recubre y oculta el cilindro, dotándole de una protección adicional contra el taladro. En todo caso, más abajo se ha colocado una fotografía en la que se puede visualizar mejor cuál es la diferencia entre un escudo protector abierto y un escudo protector cerrado con protección antitaladro.

Escudo cerrado.

puerta-aluminio-pvc-con-escudo-protector-cerrado

Al contar con un escudo protector cerrado antitaladro, nuestra puerta blindada ya tiene un efecto disuasorio al añadir varios minutos (dependiendo de la habilidad del posible intruso) en comparación con el escudo abierto. Dependiendo del tipo de escudo cerrado tendrá más o menos resistencia al taladro o a otras herramientas (como es el caso de una radial), un escudo cerrado con protección antitaladro básico -cuyo precio está en torno a los 15 €- 25€- tiene una protección baja en comparación con escudos de gama media como el escudo Abus RHZS 524 o de gama alta como es el caso del escudo protector Disec BKS 280 con refuerzo en kripton que es, actualmente, uno de los mejores escudos protectores que hay en el mercado. 

Con independencia de la mejora en cuanto a la seguridad que aporta el escudo protector cerrado, cabe tener en cuenta la necesidad de contar con un cilindro con protección antibumping con al menos certificación SKG**. Al respecto, hay más opciones aparte del Iseo R9 Plus mencionado con anterioridad como es el caso del cilindro antibumping FAC RK. 

Recomendación esencial para puertas blindadas: Colocar un escudo protector cerrado de gama media - alta. Verificar si el cilindro cuenta con la protección antibumping con al menos certificación SKG**.

Recomendación accesoria: Incrementar la seguridad en la vivienda con un cerrojo antibumping como puede ser, por ejemplo, el cerrojo Abus antibumping, dificultando de este modo que el posible intruso a través de una pata de cabra o semejante realice palanca en la puerta de su vivienda.

Los elementos recomendados NO aportan un nivel de seguridad elevado en una puerta blindada frente al ataque por palanca.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Call Now ButtonLlámanos
×